Ahorre dinero. Protéjase de responsabilidad legal. Proteja la salud de sus inquilinos.

Apartamentos libre de humo-Ganancia para todos .

 
“No sería justo si uno de mis inquilinos tiene que respirar el humo de segunda mano de otro vecino. Ellos no se apuntaron para eso. Y en primer lugar, ¿porque querría yo permitir que se fume en mis apartamentos? Me puede costar miles de dólares remover el olor del humo de las paredes y reemplazar la alfombra. Y si mis inquilinos desarrollan asma o cáncer pulmonar, yo me sentiría responsable. Por esa razón todos debemos implementar reglamentos de no-fumar.”Melinda Nicols, Duena
Hagámoslo Posible
La importancia de tomar acción.
  1. La exposición al humo de tabaco puede causar graves problemas de salud, como cáncer pulmonar, enfermedades del corazón y derrames cerebrales. Puede causar asma y empeorar el asma en adultos y niños que ya lo sufren. El humo de tabaco de segunda mano es especialmente peligroso para los niños, ya que puede causar daños permanentes a sus pulmones en desarrollo. Puede también causar enfermedades respiratorias como el asma o la bronquitis y la neumonía, las infecciones en los oídos, y hasta el Síndrome de Muerte Súbita (SIDS) en los bebés.
  2. El costo promedio de preparar un apartamento después de que se mudó una persona que fuma es de $5,000 más que un apartamento en el cual no se ha fumado. La preparación de un apartamento en cual se ha fumado requiere que se pinte, reparación de paredes, reemplazo de accesorios en los techos, e instalación de nueva alfombra y puede llegar a costar hasta $15,000 más en costos adicionales.
  3. Apartamentos que prohíben que se fume reducen la posibilidad de que un inquilino empiece procedimientos legales contra usted por desarrollar una enfermedad  o ser dañado por le exposición al humo de segunda mano o de tercera mano. Por eso tiene sentido, que como dueño, le beneficia a su negocio que sus apartamentos sean libres del humo de segunda mano.
  4. Reglamentos de no-fumar ayudan a reducir los riesgos de un incendio y puede calificar para descuentos en su póliza de seguro.
  5. Es legal en toda la nación que dueños de apartamentos puedan implementar reglamentos que prohíben que se fume en sus edificios y toda la propiedad. No existen leyes en contra de esta acción.

Los siguientes son algunos consejos para los propietarios de apartamentos y compañías de administración de propiedades que deseen implementar reglamentos para eliminar el humo de segunda mano en sus edificios. Es importante saber que los reglamentos contra el humo de segunda mano son eficaces y están al alcance si se implementan correctamente. Además beneficiarán tanto a los propietarios como a sus inquilinos. En edificios bajo el régimen de control de renta, cualquier reglamento que prohíba que se fume sólo puede aplicarse a los nuevos inquilinos.

En la ausencia del régimen de control de renta, dueños de propiedades pueden prohibir que se fume en las siguientes áreas:

  1. En áreas comunes adentro y afuera, incluyendo los caminos peatonales, escaleras, estacionamientos, cuartos de lavar, áreas de juego para niños, piscinas, y otros áreas parecidas. 

  2. Dentro de zonas (por ejemplo 25 pies) alrededor cualquier área donde se prohíbe fumar tal como unidades individuales, áreas de juego para niños, y ventanas y entradas en el edificio;

  3. En unidades individuales, incluyendo espacios tal como balcones y patios privados; o

  4. En toda la propiedad.


Paso 1: Una Encuesta

Para medir el apoyo para un reglamento contra el uso de cigarrillos, podría usted llevar a cabo una encuesta informal entre los inquilinos. La encuesta puede consistir de una pregunta, dándose derecho a una sola respuesta por apartamento. Pregunte si los inquilinos de ese apartamento prefieren vivir en un medio ambiente libre de humo de segunda mano. Si hay una respuesta positiva de la mayoría de sus inquilinos, notifíqueles a todos de los resultados de la encuesta.

Paso 2: Notifique a sus Inquilinos

Infórmeles a sus inquilinos que en una fecha determinada, se implementara un reglamento de no-fumar. Los propietarios deben proveer notificación por escrito con suficiente tiempo anticipación. El tiempo que se requiere para notificar a un inquilino del cambio depende en la clase de contrato de arrendamiento (mes-a-mes, contrato de un año, etc.)

Explique los requisitos del reglamento. Esto puede incluir la prohibición de fumar en espacios cerrados (lavanderías, lobby, etc.) y/o en áreas comunes (todos los espacios al aire libre de la propiedad.) El reglamento también puede prohibir que se fume en balcones y patios (aunque 0sean compartidos o en áreas privadas), y dentro de los mismos apartamentos. Pida a todos los inquilinos que firmen un nuevo contrato de alquiler para cumplir con el nuevo reglamento que prohíbe que se fume.

Paso 3: Cambie los Contratos de Arrendamiento

Para inquilinos que tengan actualmente contratos de arrendamiento, el reglamento de no-fumar que usted implemente sólo puede aplicarse una vez que dichos contratos caduquen. En el caso de los inquilinos que han vivido en su propiedad por menos de un año que tienen contratos que se renuevan mensualmente, deberá darles un aviso de mínimo 30 días de anticipación. En el caso de los inquilinos que han vivido allí por más de un año, usted deberá darles un aviso con 60 días de anticipación.

Paso 4: Platique con sus inquilinos que fuman

Haga una cita para platicar con sus inquilinos que fuman. Explique las razones por cual es necesario implementar el reglamento y pídales su cooperación. Si huele a humo de segunda mano en los apartamentos, se le puede dificultar a un inquilino dejar de fumar debido a que el olor es un constante recordatorio. Considere la posibilidad de "rehabilitarles" su apartamento, a cambio de que firmen un contrato de arrendamiento o de alquiler voluntario para dejar de fumar en el apartamento.

Paso 5: Provee información a sus inquilinos

Deles información a sus inquilinos sobre los beneficios de poner en práctica un reglamento de no-fumar. Esto puede incluir información sobre cómo el humo de segunda mano se penetra en todo un edificio; como dicho humo se mete cuando la gente fuma afuera en los patios y en frente de los apartamentos; y cómo el humo puede causar enfermedades como el cáncer, enfermedades del corazón, asma, y también puede causar que las personas enfermas se empeoren. Además, hay un nuevo peligro llamado humo de tercera mano. Esto sucede cuando el humo se adhiere a las paredes, pisos, mobiliario y ropa, librando gases otra vez en el apartamento.

Paso 6: Nuevos Inquilinos

Cuando un apartamento se desocupe, asegúrese de anunciar que el apartamento de rentara como apartamento donde se prohíbe fumar.

Tenga precaución en como platica con inquilinos prospectivos sobre el tabaquismo. No pregunte si fuman. En vez de eso, infórmeles de sus planes de convertir el edificio a uno que prohíbe que se fume en el edificio. Deles un contrato de arrendamiento que incluye el reglamento de no-fumar y explique qué el reglamento se debe cumplir por todos los inquilinos y sus invitados. Notifique a los nuevos inquilinos acerca de los inquilinos que fuman actualmente. Esto permitirá que las personas que tengan afecciones médicas no ocupen apartamentos juntos a los apartamentos de aquellos inquilinos que fuman.

Paso 7: Celebre y Apoye a sus inquilinos

Organice una convivencia con sus inquilinos para celebrar la semana en que entra en vigencia el nuevo reglamento de no-fumar. Asegúrese de ofrecer recursos disponibles que ayudaran a sus inquilinos que desean dejar de fumar.

Recuerde:

La sección 6404.5 del Código Laboral de California promulgada en 1995 ha sido interpretada para prohibir el fumar en espacios comunes cerrados (por ejemplo, en vestíbulos, lavanderías, pasillos cerrados, elevadores.) Es una buena idea colocar rótulos que prohíben el fumar en cuartos de servicio y otros espacios comunes encerrados, tales como pasillos y escaleras.

La sección 1947.5 del Código Civil de California adoptada en enero de 2012 dice que los propietarios pueden adoptar legalmente reglamentos de no-fumar en sus apartamentos, e incluso en toda la propiedad. Los contratos de arrendamiento o alquiler de los nuevos inquilinos deberán especificar las áreas de la propiedad en las que no se permite fumar. En el caso de contratos de arrendamiento o alquiler que se firmaron antes del 1 de enero de 2012, se considera que un reglamento que prohíbe el fumar en cualquier parte de la propiedad en la que antes se permitía fumar constituye un cambio en las condiciones de la tenencia y se requerirá un aviso adecuado por escrito.Se permite legalmente en todo el país que los propietarios implementen reglamentos que prohíban que se fume en sus edificios e instalaciones. No hay ninguna ley que prohiba tales medidas.

Esta información no debe considerarse como asesoramiento legal. Por favor consulte a su abogado acerca de las cuestiones jurídicas relacionadas con la aplicación de políticas contra el tabaquismo.